Una de las it girl del momento. Nacida en Gran Bretaña, la hija del cantante Phil Collins es actriz, modelo y un nuevo ícono de estilo a sus cortos veintitrés años. En esta oportunidad, te contamos todos sus secretos de belleza.

Moda: Desde su adolescencia Lily ha estado ligada a revistas como Teen Vogue y grandes firmas como Alexander MacQueen, Chanel y Valentino se la disputan. Por eso, su sentido de la moda siempre capta la atención. Suele elegir prendas con mucha personalidad, con audaces estampados y finos brocados. Pero cuando sale de la alfombra roja y anda de paseo con sus amigos, casi siempre la vemos con un look más casual de inspiración vintage. ¿Su prenda must? Un blazer de corte clásico.

Dieta: Para conservar su figura, lleva una dieta bien balanceada a base de muchos vegetales. Además procura hacer ejercicio cardiovascular para mantenerse en forma.

Big secret: Lily es dueña de una belleza impactante y un rostro sin igual. Pero la parte que más resalta son sus cejas. “Las cosas raras son las que te hacen distinta y te hacen bella”, declaró en una revista la actriz, para quien sus cejas no siempre han sido un orgullo. “Las cejas grandes no se llevaban en Los Angeles donde yo me crié y, de hecho, una vez me las depilé para encajar en un grupo pero lo odié y esperé a que me crecieran otra vez”, confesó. Hoy, sus cejas pobladas son la parte más distintiva de su cara. Ella siempre procura peinarlas bien para que sea vean lindísimas.