Siempre decimos que un buen día comienza con un buen desayuno. Es fundamental para cargarnos de energía y no llegar a la tarde agotadísimas. Para evitarlo, te recomendamos un grupo de alimentos que puedes incorporar a tu dieta diaria y mejorarán notablemente tu humor y vitalidad.

Muchas veces lo saludable está asociado a los malos sabores o desabridos pero no es verdad. La ciencia ha descubierto una manera de comer rico y sano sin que tu paladar opine lo contrario. Un secreto es incorporar a tu desayuno una taza de arándanos. Puedes mezclarlos con yogur, leche o bien disfrutarlos solos. También puedes triturarlos y untarlos en tus tostadas junto a queso blanco.

Otro alimento que te ayudará a prevenir muchas enfermedades cardiovasculares son las semillas de chia que tienen una alta concentración de Omega 3. Este ácido es favorable para disminuir los dolores menstruales y de huesos. Inclúyelas en el pan, en tu bebida caliente o fría e, incluso, en los dulces y mermeladas.

La quinua se ha puesto de moda y por suerte es fácil de conseguir en todas las dietéticas. Es un alimento rico en potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y zinc. Además, contiene vitamina B y E. Cocinarla es sencillo: lávala bien y luego, hiérvela. ¡Y listo! Agrégala a tu taza de chocolate caliente y verás qué bien sabe. Ya tienes todos los secretos para comenzar el día con toda la energía.