Las preguntas sobre sexo que hacen los hijos ponen por lo general a los padres en una situación bastante incómoda. Sabemos que tarde o temprano van a empezar a aparecer las dudas pero sin importar cuánto las hayamos imaginado cuando llegan no podemos dejar de sorprendernos.

Quizás escucharon la palabra en la tele, la leyeron en alguna revista o la escucharon en el cole. Pero seguramente sepan a medias de lo que se está hablando y por lo tanto necesiten algunas explicaciones. Y para ese momento, es mejor estar preparada.

No evadas las preguntas y contesta con información real

Muchos padres les dicen “eres muy chico para saber esas cosas”, y eso no está bien. Si tus hijos tienen una curiosidad sobre este o cualquier tema es muy importante que los ayudes. Además, ten en cuenta que la información que les des tiene que ser real.

Por supuesto que de acuerdo a la edad, las explicaciones son diferentes. No es lo mismo hablar con un hijo de 5 años que con uno de 10 o de 15. Pero nada de poner nombres de fantasía a la vagina o el pene: cada cosa por su nombre. No solo estás contestando esta pregunta puntual sino que es tu responsabilidad brindar a tu hijo información relevante sobre educación sexual.

Pregunta tú también

No seas solo la que da la información o la que explica, también tu indaga por qué quiere saber acerca de esos temas, qué escuchó y en qué ámbito para poder agregar información sobre esos datos que tu hijo ya tiene en mente. No olvides también preguntar si entendió tu respuesta y si lo notas dubitativo, indaga sobre qué aspecto no quedó del todo claro.

Demuéstrale que puede confiar en tí para preguntar

No hay nada mejor que poder hablar con los padres sobre sexo. Y por eso no te muestres cerrada cuando llegue la gran pregunta. No olvides que la información que no brindes a tu hijo, la va a encontrar por otro camino. Por eso es bueno que estés dispuesta a contestar sus preguntas y a darle la información que necesita.

¿Un tip extra? Que contestes sus preguntas “incómodas” te dará la posibilidad de poder hablar con tus hijos acerca de diferentes aspectos relacionados con el sexo, como el sexo seguro, los métodos anticonceptivos o el proceso de reproducción sexual.