Te proponemos rememorar los años sesenta con un maquillaje típico de esa época, súper femenino, sexy e inocente a la vez, ideal para utilizar de noche.

¿Qué se necesita? Base líquida del mismo tono de tu piel y polvo compacto claro. Sombra celeste, azul y morada, lápiz delineador negro, pestañas postizas, máscara de pestañas y blush rosado pálido.

¿Cómo se realiza? Aplica la base con un pincel por toda la cara y por encima, el polvo compacto. Procura que sea bien clarito para lograr la tan característica piel de porcelana de los sesenta. A continuación, utiliza la sombra celeste para maquillar el párpado móvil. Con la sombra azul, pinta una línea desde el lagrimal, que pase por encima del color celeste y termine en el exterior del ojo. La idea es lograr una punta tipo gota. Colorea con el mismo color el párpado inferior. Por último, con el tono morado, maquilla la parte exterior del ojo. Luego, realiza un delineado en el interior del ojo y pega las pestañas postizas solamente en el párpado inferior, pues ellas serán las protagonistas. Las pestañas superiores engórdalas con la máscara de pestañas. Después, aplica el blush en tus cachetes. Este color será prácticamente imperceptible, pero le dará el toque necesario a tu piel de porcelana. Para finalizar, utiliza el mismo blush rosa pálido para colorear tus labios. Puedes optar por un lipstick o gloss nude, pero procura que el color de tus labios quede más claro que el tono verdadero, pues así se usaba en esa época. ¡Y listo! Ya tienen tu make up onda sixties!