PAREJAS

Si te encanta ir al cine con tu pareja es más probable que no se divorcien. Suena curioso, pero un estudio realizado en la Universidad de Rochester llego a esta curiosa conclusión.

Las personas que ven películas con sus parejas y después discuten las relaciones de los personajes principales se divorcian 50% menos que las que no lo hacen. ¿A qué se puede deber esto? El psicólogo Ronald Rogge cree que tiene que ver con que las personas pueden discutir calmadamente de problemas en su relación si estos son similares a los de los personajes.

Su argumento es que muchas parejas no logran calmarse lo suficiente durante un pleito para escuchar el punto de vista del otro, pero si son personajes ficticios los que resuelven conflictos esto puede dejar a las personas con un sentimiento de resolución en su propia relación.

Hablar de algo neutro (como una película) propicia el diálogo y no es una acción que implique un gran esfuerzo ni compromiso (como lo sería ir a terapia).

Así que si sientes que tu relación está teniendo algunos problemas te recomendamos que veas una película con tu pareja, que contenga una historia romántica, al menos una vez por semana y que se den el tiempo de platicar acerca de ella inmediatamente después. ¿Qué pierdes con probar?