mi-hijo-es-adoptado-le-digo-o-no

Los padres de hijos adoptivos siempre tienen la misma duda y todo se potencia cuando están por arrancar la escuela, pues temen que los niños se enteren de la verdad de la peor manera. Por eso hoy dejamos algunos principios guiadores sobre este tema para todos aquellos que se enfrentan esta particular situación.

El comienzo de la relación con tu hijo

En primer lugar, para responder a esta pregunta acerca de “¿Le digo o no?” vamos a pedirte que te pongas en el lugar de tu hijo, y que respondas muy sinceramente. Quizá la primera sensación sea responder “NO, ¡NO QUISIERA SABER SEMEJANTE COSA!” Pero estamos seguras de que debes pensarlo de este modo: Cuando inicias una relación con alguien (ya sea laboral, sentimental, de amistad, etc.), ¿cómo quieres comenzar? ¿Con verdad y sinceridad o con una mentira?

La confianza en el futuro

Mentir (o, al menos, ocultar la verdad) tiene consecuencias nefastas en la construcción de una relación de confianza entre las personas. Y esto no es diferente al edificar la relación entre el niño y sus cuidadores primarios, sean sus padres biológicos o no. Suena razonable, ¿verdad? ¿Cómo puede un niño confiar ciento por ciento en alguien que le ha mentido desde el principio y en algo tan serio como su origen?

Así como mentir en un entrevista de trabajo puede causar que no califiques para el puesto, mentir a tus hijos (adoptados o no) afectará a la futura relación de ustedes al grado tal de que no califiques como madre en quien confiar completamente.

A cada edad lo que desea saber

Y esto seguramente llevará a más preguntas, por ejemplo cómo decírselo, y qué decir. Y también cuándo decirle a un hijo que es adoptado. No te preocupes demasiado: sé sincera y explícale a cada edad lo que desee saber y si es necesario busca ayuda profesional por parte de un psicólogo o un consultor u orientador psicológico especializado en familia.

Nunca desestimes el valor de la verdad. Recuerda que haber adoptado a tu hijo fue un hermoso acto de amor: tu hijo adoptivo agradecerá tu sinceridad ¡y también que lo hayas escogido!