Son una deliciosa comida típica de la región del Río de la Plata, más precisamente, de Argentina y Uruguay.

La milanesa es un filete fino de carne de vaca, pasado por huevo batido y rebozado en pan tallado que, generalmente, se cocina frito y se acompaña con una guarnición, como ensalada o papas fritas. También puede comerse en sándwich y existen variantes de milanesas de pollo, pescado, soja y berenjena entre otros ingredientes.

Aunque no se conoce el origen de este plato, existen muchos mitos al respecto. El más conocido es que se habría creado en Italia, en la ciudad de Milán a fines del siglo XIX y que a partir de la gran inmigración de italianos que llegaron a la Cuenca del Plata, la receta habría llegado a Sudamérica.

¡Aquí te dejamos la receta!

Ingredientes: Medio kilo de carne para milanesas (puede ser nalga, cuadrada, bola de lomo o peceto), dos huevos, medio kilo de pan rallado, dos dientes de ajo, dos cucharadas de perejil picado, cantidad necesaria de aceite para freír y sal a gusto.

Preparación: Retirar la grasa y nervios que pueda tener la carne para milanesas. Aplastar los filetes con un martillo de cocina para ablandarlos. Pelar los dientes de ajo y picarlos. Mezclar en un bol los huevos con el ajo y el perejil, y salar la preparación. Colocar los cortes de carne en una fuente y el pan rallado en otra. Pasar cada corte por el huevo y luego por el pan rallado aplastando bien con la mano. Deben quedar bien empanados de ambos lados. Freír las milanesas es una sartén con abundante aceite caliente. Retirar y escurrir en papel absorbente.

Puedes acompañarlas con papas fritas, puré de papas, ensalada verde, arroz o lo que más te guste.