RECETA

Para la merienda, el desayuno, o para acompañar el café después de comer, estas mini donuts de manzana con glaseado de miel son una delicia a cualquier hora. Su pequeño tamaño las hace ideales para picar un bocadito cuando tenemos antojo de dulce, aunque es difícil comerse una sola. Y lo mejor… ¡se cocinan al horno!

¿Qué se necesita? 160 gramos de harina, 20 gramos de mantequilla, 60 gramos de azúcar moreno, 100 gramos de puré de manzana, 1 huevo, 60 centímetros cúbicos de leche, 3/4 cucharadita de bicarbonato, 1/4 cucharadita de polvo para hornear, 1/2 cucharadita de canela, 1/4 cucharadita de nuez moscada, 1/4 cucharadita de clavo de holor, 2 cucharadas de miel y cantidad necesaria de azúcar glasé.

¿Cómo se preparan? Precalentar el horno a 180ºC. Derretir la mantequilla y batirla a mano con el azúcar moreno. Añadir el puré de manzana, el huevo y la leche, batiendo bien todo junto.

Mezclar en un recipiente aparte la harina con todas las especias, el polvo para hornear y el bicarbonato. Añadir los ingredientes húmedos y mezclar con suavidad hasta conseguir una masa homogénea. Debe ser viscosa pero no demasiado líquida. Llenar las cavidades de los moldes y hornear hasta que queden bien doraditas.

Dejar enfriar sobre una rejilla. Mezclar mientras tanto en un cuenco la miel con el azúcar glasé hasta conseguir una pasta espesa. Pintar la superficie de las mini donuts con ella hasta y dejar secar. Y listo ¡ya puedes degustarlas!