¿Cómo pretendes tener éxito sin autoestima?

La autoestima es algo que debes cuidar diariamente y que, con las prisas y el ritmo de vida que llevas puede que se te haya quedado un poco oxidada.

Por eso, lo que te planteamos hoy son algunas cuestiones que te ayudarán a reflexionar sobre ti misma y conseguir elevar un poco ese amor propio, sobre todo en los peores momentos.

¿Eres capaz de decir no y mantenerlo?

Decir no supone comprender lo que necesitas en cada momento. No hay por qué sentirse culpable, y si en tu caso te sucede, toca ir siendo un poco más “egoísta” para conseguir ese cambio profundo que en verdad anhelas en tu vida.

¿A qué tipo de gente envidias y por qué?

Pararte por un momento a pensar en aquello que deseas y envidias de otros puede darte la clave para entender qué es lo que necesitas. Una vez hayas captado la esencia de ello, podrás fijarte los objetivos para conseguir eso que tanto ansías en lugar de perder tiempo lamentándote por lo que otros sí tienen. Además, y por si todo esto fuera poco, te sentirás realizada.

¿Cómo te sientes cuando te miras al espejo?

Aceptarte cómo eres es un signo de buena autoestima -aunque mirarse al espejo y ser consciente de algo que quieras cambiar tampoco es malo-. Eso que quieres cambiar puede convertirse en un nuevo reto que afrontarás con un pensamiento positivo. Tan solo tiene que nacer de ti esa necesidad, así como las ganas de ponerte en marcha.

¿Crees que te mereces lo mejor?

A veces, la baja autoestima te juega malas pasadas y te hace sentir realmente pequeña y débil. Superarlo no es fácil, pero debes recordarte todos tus aspectos positivos y todas esas cualidades que te definen y te hacen única. Si quieres, apúntalas en un papel y empieza a responder a esta pregunta con un gran “SÍ”. ¡De verdad vales la pena!

¿Eres capaz de encontrar tiempo para ti misma sin sentirte culpable por ello?

La culpa por no poder hacer todo lo que deseas y la necesidad irrefrenable (e imposible) de complacer a todo el mundo es bastante frecuente cuando la autoestima está baja. Sin embargo, en esos momentos, tienes que recordar que lo primero siempre debes ser tú. A partir de ahí viene todo lo demás. El tiempo para ti misma es una inversión en salud.

 ¿Dirías que eres demasiado crítica contigo misma?

Ser autocrítica no tiene nada de malo, aunque es importante que no te pases de la raya. De lo contrario, esto puede llevar a que al final te exijas mucho más de lo que realmente cualquier ser humano puede dar y a que, como consecuencia, tu autoestima quede por los suelos. En lugar de martirizarte, apuesta por pensar en positivo y descubrir todas las virtudes que tienes. A veces hay que rescatarlas de ese cajón de los recuerdos para estar mejor.

¿Cómo te sientes cuándo alguien te elogia?

Los elogios o piropos de los demás deben hacerte sentir bien, pero no deben convertirse en algo imprescindible en tu vida. Tú misma debes saber que eres una persona increíble. Si los demás también lo consideran, mejor. Pero si no lo hacen, tu autoestima no debe jamás sufrir por ello.

Como puedes ver, las preguntas que te mostramos para subir tu autoestima te ayudarán a repensar en ti misma y en lo que haces y a encontrar ese equilibrio mental que habías perdido.