ARBOL

A todos nos gusta llenar nuestra casa con el espíritu navideño, pero si no tienes demasiado espacio ni ganas de gastar en un arbolito nuevo, te traemos esta idea muy divertida para que la puedas hacer tú misma en tu hogar.

Se trata de un árbol de navidad que se instala en cualquier pared o puerta, como puedes ver en las imágines.

El truco es que realmente no hay árbol, si no que se trata de instalar todos los elementos que lo decoran. Eso sí, lo importante es hacerlo con la forma de árbol, para que se cree la ilusión.

El método que se utilizó para colocar las luces y las bolas de Navidad es tan sencillo como unos ganchos adhesivos —de los que se usan en la cocina para colgar los paños— sobre los se ponen los diferentes elementos que componen el árbol de Navidad.

¿No es una idea genial? ¡Ponla en práctica!