Orgullo y Prejuicio es la más famosa de las novelas de Jane Austen. Se publicó por primera vez el 28 de enero de 1813 como una obra anónima, sin que figurara el nombre de la autora, y es una de las primeras comedias románticas en la historia de la novela.

Cuando con tan solo veinte años, Jane Austen intentó publicar su manuscrito con el nombre de Primeras Impresiones, éste fue rechazado. Pasarían casi doscientos años para que Orgullo y Prejuicio se convirtiera en el segundo libro favorito de los británicos.

Tal como hizo en su novela anterior, Sensatez y Sentimiento, la autora cambió el nombre de su libro por Orgullo y Prejuicio para introducir una antítesis de puro éxito. Estas características se reflejan en los dos personajes protagonistas del libro, sin que correspondan una a cada uno, aunque algunos intentan identificarlos por separado.

En el relato, Austen retrata con precisión e ironía las costumbres de una época cambiante, pero tendiente a conservar las tradiciones.

Así, la familia Bennet, un matrimonio de clase media que tiene cinco hijas en edad de casarse, es el disparador de la historia. La señora Bennet está desesperada por encontrar un buen partido para las jóvenes, pues si quedan solteras, a la muerte de su marido, todas ellas perderán su casa y todos sus bienes. Esto tiene que ver con la costumbre de que la herencia es transmitía por línea masculina. Jane es la mayor de las hermanas y la más hermosa, y no tarda en enamorarse de un joven acaudalado que corresponde a su amor. Pero las intromisiones de un amigo de él, el señor Darcy, amenazan con separarlos. Elizabeth, la segunda de las hermanas, se involucra con Darcy en una relación plenamente hostil. Ellos dos se apropian del protagonismo, y con el tiempo, las primeras impresiones irán cambiando, dando lugar a un final feliz.

Con diálogos magistralmente escritos y vueltas de tuerca sumamente originales para la época, Orgullo y Prejuicio es una novela encantadora y muy divertida, que se ha convertido en un clásico de la literatura inglesa.