La pavlova es un delicioso postre típico de Nueva Zelanda y Australia. Su nombre se debe a la famosa bailarina de ballet rusa Anna Pávlova.

El plato está hecho de merengue y es crujiente por fuera, pero cremosos y ligero en su interior. Se sirve acompañado con una variedad de frutas y posee forma de pastel.

Aunque parece un postre súper elaborado, lo cierto es que es muy fácil de hacer. Lo más complicado es el merengue, pero requiere pocos ingredientes y bastante económicos. ¡Te dejamos la receta!

Ingredientes: cuatro claras de huevo, 250 gramos de azúcar, una cucharadita de extracto de vainilla, una cucharadita de jugo de limón, dos cucharaditas de maicena, dos tazas de crema batida y frutillas y kiwis para decorar (¡o la fruta que más te guste!)

Preparación: Precalentar el horno a temperatura media. Forrar un molde para pasteles con papel manteca y reservar. Batir las claras con la batidora eléctrica hasta que estén firmes, agregar de a poco el azúcar y seguir batiendo hasta que queden brillantes. Añadir el extracto de vainilla, el jugo de limón y la maicena y mezclar con movimientos envolventes. Colocar el merengue en el molde y ahuecar el centro dejando los lados más altos. Hornear por una hora, retirar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla. Por último, colocar el merengue cocido en una fuente, rellenar el centro con crema y decorar con las frutas. ¡Qué lo disfrutes!