¡Felicidades por el compromiso, amiga! Entiendo perfectamente esas ganas locas que tienes de lucir ese hermoso anillo que el amor de tu vida te regaló, y gritarle a los 4 vientos que tienes en tu dedo esa joya que tanto significa para ti y que tanto habías esperado. Sin embargo, hay varias razones para NO usar tu anillo de compromiso. Lo siento, pero tendrás que alardear después.

#1 Es demasiado ostentoso

No sé a ti, pero a mí me molestan mucho esas personas que van por la vida solo jactándose de lo que tienen. Sé que el mundo de hoy se maneja por las apariencias, lo vemos todo el tiempo en las redes, pero creo que algunas personas exageran. Si piensas un poco, ¿tienes necesidad de andar por ahí jactándote de ese diamante todo el tiempo? Entonces el anillo vale para ti por lo que cuesta, no por lo que significa.

#2 Tiene demasiado valor

Claro está que no podemos obviar que es una joya de valor. Quizá él invirtió mucho porque quiere que perdure, al igual que su amor, por eso deberías cuidarlo. En mi caso, mi anillo vale más que lo que tengo guardado en el banco y tiene aún más valor sentimental, porque quiero dejárselo a alguno de mis hijos. Me muero si lo pierdo.

#3 Arruinas tus manos con tu trabajo

Si eres, por ejemplo, docente y ensucias tus manos con la pizarra constantemente, ¿para qué llevar tu anillo al trabajo? Lo mismo si haces trabajos de albañilería, pintura o lo que sea que implique ensuciar tus manos o arruinar tu anillo de compromiso.

#4 No todo el mundo tiene por qué saber que te casas

Hay quienes opinan que uno no tiene que ir por la vida “avisando” lo que hace. El anillo puede ser para usarlo cuando una quiere, cuando siente ganas, cuando queda bien con un look. No importa si no estás diciendo que estás comprometida todo el tiempo. Digo, hoy en las redes todo el mundo se entera que estás en pareja y no en preciso arriesgarse a arruinar tu joya más amada por mostrarlo o afirmarlo.

#5 Es mejor guardarlo para ocasiones elegantes

A no ser que tengas muchas joyas, que no es mi caso, el anillo de compromiso es la más linda, además de valiosa, que tienes en tu haber. Y probablemente que tendrás. Por eso, quizá es mejor guardarlo para ocasiones especiales o cuando complementen ese vestido perfecto que quieres usar. ¿Qué opinas?