Ya pasó Halloween, pero nosotros seguimos festejando. Por eso te traemos este postre súper fácil de hacer, ultra divertido y perfecto para esta tenebrosa ocasión.

¿Qué se necesita? Chocolate blanco, negro y amargo, y ¡la cantidad de fresas que quieras!

¿Cómo se prepara? Pica los chocolates y colócalos en tres compoteras distintas. Luego, derrite cada uno en microondas. Mientras tanto, prepara una placa con papel manteca y lava bien las frutillas dejándoles la parte de las hojitas. Sumerge una frutilla en uno de los chocolates y apoya rápidamente sobre la placa dejando caer algo de chocolate. Esto formará la curvita del fantasma. Si no te sale del todo, puede ayudarte dándole forma con una cuchara. Haz lo mismo con el resto de las fresas y los diferentes chocolates. Déjalas enfriar en la nevera. Lo último que tienes que hacer es dibujar los ojitos y la boca con el chocolate de color contrario.