Súper fáciles de hacer y bien deliciosos.

¿Qué se necesita? 300 gramos de harina, 150 gramos de manteca, tres manzanas verdes, agua y jugo de limón. Para la cobertura: 50 gramos de manteca, azúcar para espolvorear y mermelada de damasco.

¿Cómo se prepara? Arenar la manteca fría con la harina y luego unir la masa con un chorrito de agua helada. Formar un bollo y dejar enfriar por media hora. Mientras tanto, pelar y cortar las manzanas en tajadas lo más finas posible. Reservar rociadas con unas gotas de limón.

Estirar la masa y cortar círculos de ocho centímetros de diámetro. Ponerlos en una placa para horno y colocarles encima las fetas de manzanas en forma de abanico. Luego distribuir cubitos de manteca por encima de las manzanas, espolvorear con azúcar y llevar a horno moderado por veinte minutos o hasta que la masa quede cocida y las manzanas apenas doradas.

Por último, dejar entibiar y pincelar la superficie con la mermelada de damasco.

Tip extra: Servilas tibias, solas o con una bocha de helado, mascarpone o crema batida, y espolvoreadas con azúcar impalpable.