FAMILIA

Amiga, has llegado hasta aquí porque deseas con todas tus fuerzas tener un hijo pero tu pareja no y esto, definitivamente, puede llegar a generarles problemas. Quizás estés en pareja hace bastante tiempo y se amen muchísimo, quizás hayan hablado, cuando comenzaron a salir, que ambos no querían tener hijos, pero ahora la situación no es la misma; ha pasado el tiempo y sientes que ya es hora de ser madre, pero cuando se lo dijiste, te enfrentaste a la cruda realidad: él no quiere tener hijos. ¿Qué puedes hacer? Vamos a ver…

Esperar

¿Cuántos años tienes?, ¿crees que tienes tiempo para esperar un poco más a que ambos deseen lo mismo? Muchas veces, puede ser que tú estés lista pero él no y eso no significa que en dos años sus prioridades no puedan cambiar, así como cambiaron las tuyas; antes no querías tener hijos y ahora sí. Quizás su proceso sea un poco más lento que el tuyo.

Verificarlo contigo misma

Primero y principal debes estar segura de cómo te sientes con respecto a este asunto. Quizás tus ganas repentinas de tener hijos se deben a que tu mejor amiga acaba de ser mamá, tu hermana ya formó su familia o te resulta muy tierno ver como tus compañeras de trabajo hablan sobre sus niños. Imagínate cómo sería la vida con hijos y cómo sería la vida sin ellos, ¿qué prefieres? Medítalo contigo misma, piensa bien lo que quieres; ser madre no es para todas y tampoco no serlo.

Hablar sobre tus sentimientos

Una vez que lo hayas pensado y no tengas dudas de que en verdad no te imaginas tu vida sin hijos, tienes que sentarte y contárselo a tu pareja. ¿Ya lo hablaron alguna vez o solo asumes que no quiere tener hijos porque lo has escuchado hacer algún que otro comentario? Explícale lo importante que es para ti, pídele su opinión y expresa tus sentimientos. Una pareja se trata de eso, acompañarse y respetarse en las opciones de vida de cada uno, dejarse ser pero sin coartarle la vida al otro. ¿Crees que él lo entenderá?

Averiguar cuál es el verdadero motivo

Si ya lo has hablado, incluso varias veces, y él aún sigue en la postura de que no quiere tener hijos, quizás la cuestión no radica simplemente en que no quiere cuidarlos o responsabilizarse, quizás el motivo sea más profundo. Todas las personas, sí tú también, traemos cosas de nuestra infancia que forman nuestra personalidad y nos llevan a tomar muchas de las decisiones que tomamos cuando adultos, ¿lo sabías? Quizás, si tu pareja tuvo una infancia difícil, sus padres se separaron, tuvo un padre ausente, o no se llevó bien con el mismo, estas cosas lo estén llevando a no querer repetir su historia. ¿Lo habías pensado?

Verificar que siguen en el mismo camino

Quizás pienses distinto, pero para que una pareja se constituya y funcione como tal, los objetivos de cada uno deben ser parecidos. No se forma una pareja si uno quiere dormir en camas separadas y otro no, no se constituye una pareja si uno quiere vivir en la ciudad y otro en el campo, y tampoco se constituye una pareja si uno quiere tener hijos y el otro no. Porque si las diferencias reinan, siempre va a haber uno que tenga que resignar su sueño por el otro y eso no es nada justo, ¿no te parece?

Tomar una decisión 

Luego de que hayas intentado todo, es hora de tomar una decisión. ¿Este hombre es el amor de tu vida y vale la pena dejar tu sueño de tener hijos o prefieres seguir tu camino y tratar de encontrar a ese alguien que siga tus sueños? Sé que las rupturas son difíciles, pero si tener hijos es lo que en verdad quieres y él no quiere, lo mejor es que sigas tu camino.