No hay duda de que si quieres adoptar es porque tienes un gran corazón y respetas la vida de los niños. La adopción y el acogimiento familiar son cosas preciosas pues se trata de brindar esperanza y un buen futuro a muchas vidas.

Es posible que tus razones para adoptar sean muy diferentes si las comparas con las de otras personas… pero da igual el motivo, lo importante es que has tomado esta estupenda decisión. Sin embargo, no todos tus allegados sentirán lo mismo, incluso habrá personas que no entiendan por qué adoptas y no sepan darte su apoyo.

¿Qué debes hacer cuando las personas cercanas a ti no comparten tu punto de vista y no te comprenden?

Estarás formando tu propia familia

No estoy diciendo que dejes fuera a los demás miembros de tu familia o que ignores sus opiniones, pero cada familia es única y tú estás luchando por formar la tuya y eso es en lo que debes centrarte. Las opiniones y las ideas de los demás no deben entorpecer tu deseo de formar una familia.

Deberás ser respetuosa con los demás y seguir teniendo confianza en ti. Para tomar la decisión de adoptar un niño tienes que sentir el deseo, tal como si se tratara de buscar un embarazo. ¿Realmente quieres ser mamá o crees que un niño es la mayor alegría que les puedes dar a los abuelos? Si estas segura de que así es como lo quieres tú, no hay mucho más que pensar.

Involucra a tus seres queridos

Si tus familiares no lo entienden, puedes descubrir e investigar historias de otras personas que han adoptado para después contarles esas experiencias. Cada historia de vida puede ser una gran herramienta para que ellos puedan entender todo lo que significa adoptar. 

Puedes crear momentos estupendos para celebrar tu decisión y que tus seres queridos estén a tu lado para comprender y apoyarte. Puedes organizar una fiesta, escribir una carta o lo que veas oportuno para compartir tu historia con los demás, así estarás creando fuertes vínculos.

No esperes que todo el mundo te entienda a la primera, permite que con el paso del tiempo te comprendan y te puedan apoyar. Pero si aun dándoles la oportunidad de cambiar de opinión no son capaces de entenderte, no te enfades con ellos ni les guardes rencor. Tú estás luchando por crear tu familia y eso es lo que realmente importa.