FAMILIA

¿Estás cansada de que tus hijos no quieran comer? Anne Harguth, especialista en dietética del Sistema de Salud de Mayo Clinic conoce muy bien lo difícil que es preparar alimentos para niños quisquillosos, por ello, comparte estas sugerencias para que los niños prueben comidas nuevas, más sanas y que la hora de la cena no se convierta en una pesadilla.

¡No te rindas!

Los niños no siempre quieren probar un alimento nuevo desde el comienzo, en especial, si éste no tiene una apariencia agradable para ellos; así que continúa ofreciéndoselo porque puede requerir varios intentos hasta que al niño le guste la comida.

Porciones pequeñas

Ofrece al niño una porción pequeña de los alimentos sanos que le gustan. A medida que más diversa se torne su alimentación, más fácil será planificar las comidas.

Predica con el ejemplo

A un niño quisquilloso con la comida, preséntale a menudo alimentos nuevos y descríbele el sabor y la textura. Si el niño ve que disfrutas del nuevo tipo de comida, quizás decida que es seguro y delicioso probarlo. Los niños agradecen cuando les das información nueva sobre su alimentación.

Intenta un solo alimento a la vez

Servir nuevos alimentos con la comida que a todos les gusta en casa puede ayudar, porque ofrecer muchos alimentos nuevos a la vez puede resultar atemorizante y desagradable.

Elige el momento oportuno

Siempre vale la pena ofrecer un alimento nuevo al comienzo de la comida, en particular cuando todos están con hambre.

Combina alimentos

A algunos niños les pueden gustar los nuevos alimentos cuando están mezclados con otros, por ejemplo, una ensalada o pasta. Mientras que a otros, solo les gusta por separado. En este caso, un plato con divisiones es lo mejor.