que-podemos-hacer-los-padres-para-estimular-la-amistad-entre-hermanos

No sé sabemos te sucede lo mismo, al oír que nuestros hijos se pelean nos ponemos muy nerviosas. Cuando eres una madre más novata ¡siquiera sabes si debes intervenir o no!

Y hay muchos errores que cometen los padres durante las peleas entre hermanos. Por eso fuimos descubriendo algunas maneras de estimular la amistar entre nuestros hijos y hoy queremos compartirlas en este artículo.

1. Tratar a los niños de manera justa

Desde la tierna infancia, los niños comienzan a comprender si el trato de sus padres es justo o no en relación con el que se da a sus hermanos. Lo importante es que comprendamos ¡y que comprendan! que tratar de la manera justa no siempre significa un trato totalmente igual, sino un trato de acuerdo con las circunstancias de cada uno: que nuestros hijos entiendan que cierto tratamiento diferencial por parte nuestra tiene sus razones ¡y que es justo! Cuando los niños creen que sus padres los están tratando de manera justa en relación con sus hermanos es muy probable que ellos también los traten así.

2. Enseñarles a identificar y manejara ciertas emociones

Este paso es realmente importante. Enseñar a los niños cómo identificar, monitorear, evaluar y modificar sus reacciones emocionales con sus hermanos puede tener un efecto muy positivo en la calidad de la relación entre hermanos a corto, medio y largo plazo. Por ejemplo, si su hermano menor le tira de los botones, hay que explicar al hermano mayor que el bebé solamente está jugando, que no tiene una verdadera consciencia de que el botón podría romperse y que hay que tomarlo con un toque de humor y una pizca de simpatía. Al comprender esto, el hermano podrá sentir ternura la próxima vez en lugar de enojo. La clave es que nosotros, los padres, podamos apartar un poco de tiempo cada día para que puedan jugar o compartir una experiencia positiva y así aprendan a relacionarse. Es cierto, la mayoría de los niños va a discutir en algún momento al jugar juntos, pero la clave es asegurarse de que el número de experiencias positivas supere las negativas.

3. Preparar actividades que impliquen una interacción positiva

Por un lado, es bueno evitar momentáneamente que estén juntos si alguno de los dos está enfermo o de mal humor. Mandarlo a casa de un compañero puede ser una buena idea para evitar que en ese momento específico se peleen. Como contrapartida también deberías animarlos a hacer algo cada día que los motive a tener una interacción positiva: un paseo, un baño juntos, pintar un mural para la habitación, etc.

No olvides que el primer objetivo de este plan es ayudarles a no responder impulsivamente en situaciones de carga emocional, se encariñen mutuamente y ayudarles a que comuniquen con calma sus necesidades y puntos de vista a su hermano.