EN COMUN

Ambas actrices coincidieron con el mismo vestido súper atrevido de Versace, aunque en diferentes eventos. Lo lindo del caso es que cada una le agregó sus propios detalles al look. ¡Veamos de qué se trata!

Como era de esperar, el vestido de Miley tenía algunas modificaciones que dejaban ver un poco más de piel y no tenía bolsillos en la falda. Además, la estrella decidió agregarle un cuello con tiras que le dio un tono punk al diseño.

Por su parte, Kat eligió ser más recatada. Su vestido solo tenía una abertura en el escote y en los laterales y la falda era mucho más larga que la de Miley. Lo que no nos gustó mucho fueron esas botas en los pies, pero el pelo suelto y los labios rojos eran perfecto para el look.

¿A quién le queda mejor?