La cantante y la conductora tienen un interés en común: que se produzca la detención de Joseph Kony, un criminal que vive en Uganda y recluta chicos, les otorga armas, abusa de ellos y los incentiva a matar. Por eso, Rihanna y Oprah se sumaron a una larga lista de famosos, que ayudan a la fundación Invisible Children a difundir un video sobre el tema y así hacer que el hecho cobre relevancia, con el fin de que el gobierno estadounidense utilice sus fuerzas para intervenir el país y capturar al hombre.

Kim Kardashian, Justin Bieber, Ryan Seacrest y Ellen DeGeneres ya expresaron su apoyo a la organización para terminar con este aberrante suceso en Uganda.