Las dos apostaron por uno de los diseños de Gucci de la colección otoño-invierno 2012, pero con pequeñas modificaciones.

Se trata de un vestido largo de color verde esmeralda, creación de Frida Giannini para la firma italiana Gucci. El diseño posee un escote prominente en forma de V y mangas largas.

La exuberante Kim Kardashian, quien siempre anda mostrando sus curvas, optó por una versión corta del vestido, que acentuaba el corte transversal de la falda para que quede algo más ajustado.

Por su parte, Tamara Ecclestone lo lució en la premier de Skyfall, el nuevo film del agente secreto 007, en su versión original. La británica prefirió mantener el modelo como se mostró en pasarela sin someterlo a modificaciones.