Hubo unos meses en la historia de la música que fueron fúnebres. Tres de las más gloriosas estrellas del rock murieron cada uno más colocado y en extrañas circunstancias que los demás. Corría el año 1970 y 71 y en apenas seis meses de diferencia Jim Morrison, Janis Joplin y Jimmy Hendrix fallecían ante la desesperación de sus fans. ¿Ocurrió realmente así?

Por lo que dicen las imágenes yo diría que no. Todos fallecieron a los 27 años, creando así el mítico mote del club de los 27 pero hay una estrella de 25 que ha revivido a uno de ellos, con sus túnicas, su pelo, sus gafas redondas y su hippismo trasnochado. Una extraña y siniestra mezcla, con bordados brocados de sillón de la abuela, transparencias de alfombra roja, maquillaje baratero y pelo a lo novia de Forrest Gump.

Ella es Vanessa Hudgens y su último look de calles es simplemente… mortal.