quieres-saber-si-es-buen-amante-ponlo-a-bailar

Tu pareja puede darte pistas de qué clase de amante es a través de sus besos, sus caricias, la forma en la que te toca y lo que te dice.Pero, una de las mejores formas de saber si es buen amante es llevarlo directamente a la pista (de baile).

Quizá ya lo han escuchado, pero es muy probable que tu pareja sea buena en la cama si tiene buen ritmo en el cuerpo, y la mejor forma de saberlo es poniéndolo a bailar.

Para algunas personas esta relación entre baile y sexo es un mito, porque seguramente habrá personas a las que no les gusta bailar, pero sí sean muy buenos a la hora de tener sexo.

Lo cierto es que un hombre desinhibido, con ritmo, que tiene control de su cuerpo, que sabe seducir con su baile y que tiene en cuenta a su pareja a la hora de moverse y bailar juntos da muchas señales de que en la cama será también toda una “sensación”.

Y también es cierto que un hombre que sabe bailar y moverse en la pista de baile atrae más a las mujeres que los que no saben coordinar.

Un estudio realizado por la Universidad de Northumbria, en Reino Unido, logró demostrar que el hombre, cuando baila, “emite señales” que las mujeres interpretan como que es un hombre vigoroso, sensual y por ende, bueno en la cama. Y que esas señales son muy importantes para la atracción femenina.

Según el estudio, la forma en la que el hombre mueve la cabeza, separa las partes de su cuerpo para seguir el ritmo de la música y la facilidad para mover la cadera está relacionada con la testosterona que posee.

Además, un hombre que sabe mover su cuerpo para bailar y que disfruta del movimiento, de la música y de la energía que se crea a la hora de bailar juntos también da pautas de que la conexión física será intensa.

En una encuesta reciente, un grupo de mujeres también confirmó que hay una relación entre el baile y el sexo. Un 80 por ciento de las 2000 mujeres encuestadas confesó que esperan que un buen bailarín sea buena amante y que lo que más les quita el entusiasmo son los hombres que exageran sus movimientos a la hora de bailar y se hacen los payasos.

Además, las mujeres dijeron que los hombres que son tímidos o retraídos en el baile, también suelen serlo en la cama.

Por supuesto, siempre habrá excepciones a la regla, ya que habrá buenos bailarines flojos en la cama o bailarines sin gracia, pero con gran poder de regalar placer a sus amantes.

Más allá de eso, no viene nada mal salir a bailar para descargar energías, cambiar la actitud, llenarse de buenas vibras, dejar volar tu imaginación y quizá toparte con un gran bailarín que te haga “sudar rico” en la pista y fuera de ella.