PAREJA

Las relaciones de pareja suelen tener muchos matices tan diversos que hacen que sean únicas e irrepetibles. La gran mayoría decide tener una relación de pareja monógama en la que ambos miembros estén siempre juntos pero otros prefieren algo mucho menos rígido como son las llamadas relaciones abiertas.

Con respecto a estas últimas, se ha instalado un debate sobre qué tan convenientes son, cuáles son sus ventajas y sus desventajas. Para saber un poco más del tema, te invitamos a leer el siguiente informe.

¿Cuáles son las ventajas que nos ofrecen las relaciones abiertas?

P1

Las relaciones abiertas tienen grandes ventajas desde el punto de vista de aquellas personas que son adeptas a las mismas. La principal es que puedes estar con otras personas al mismo tiempo sin sentirte culpable.

Esto es perfecto sobre todo para aquellos hombres y mujeres enamoradizos que, al ver a otra persona que les llama la atención se sienten frustrados al no poder actuar con libertad. Esto repercutirá en la variedad de relaciones sexuales que tengas, pues a mayor cantidad de personas que conozcas en tus relaciones abiertas, mayores serán las posibilidades de experimentar.

Además, dicho sea de paso, al ser una relación del tipo casual, no te atará a ningún tipo de compromiso por lo que disfrutarás mucho más de tu soltería. Esto es ideal para aquellos que aún no se sienten lo suficientemente maduros como para establecerse y tener una convivencia seria con otra persona.

Las relaciones abiertas además evitan el aburrimiento en el que muchas veces se cae al tener una única pareja estable desde hace muchos años, lo cual es muy saludable para la psiquis y para mantener una vida libre de estrés.

Pero ¿cuáles son las desventajas?

P2

Las relaciones abiertas también presentan sus desventajas tales como los celos y la inseguridad por parte de la otra persona, ya que tendrás que ser una experta para lidiar con este problema. Además, deberás tener en cuenta que la comunicación no será tan fluida como cuando se trata de parejas monógamas en las que las dos personas conviven. Incluso en este tipo de relaciones, es probable que tengas la desaprobación del resto de tus amigos y familiares.

No puedes decir “es mi vida y hago lo que quiero” pues no es tan así, nadie puede vivir apartado y desaprobado por todos. Finalmente la gran desventaja que presenta este tipo de relaciones abiertas es la posibilidad de contagio de algunas enfermedades de transmisión sexual, si no se utiliza la protección adecuada.

En resumen, ante la pregunta sobre si las relaciones abiertas son convenientes o no, eso queda a criterio de cada uno, de su forma de pensar y de vivir la vida.

¿Qué opinas al respecto? ¿Tendrías una pareja de este tipo? ¡Escríbenos!