Ubicado en el hotel Mandarine Hyde Park de Londres, Dinner es el segundo restaurant del chef Heston Blumenthal, que abrió sus puertas en el 2005 y ya entró en el ranking de los mejores restaurantes del mundo realizado por la revista Restaurant de Inglaterra. En su primer año ocupó el noveno puesto.

En este caso, el chef, conocido por su impronta experimental, decidió adentrarse en la arqueología culinaria, seleccionando una serie de platos históricos de su país y reinventándolos para ofrecerlos en su restaurant. Así, todo el menú está compuesto por los nombres de las comidas y, al lado, un breve dato histórico, que incluye fecha de origen y contexto. El comensal decidirá qué degustar a partir de toda esta información.

El plato más antiguo de la carta es el Rish & Flesh, un arroz con azafrán, ternera y vino tinto que data de 1390 y que ya se consumía en el reinado de Ricardo II de Inglaterra. Otra excelente opción es el Nettle porridge, una versión de la tradicional receta británica a base de una crema de avena, acompañada de bacalao asado y remolacha ahumada, que posee una antigüedad de trecientos años. En cuanto a los platos principales, los favoritos son el Powdered Duck Breast, una elaboración con pato cuyo origen se remonta al 1670 o el Hereford Ribeye, de 1830, una carne bovina servida con kétchup de champiñones y patatas fritas.

Los postres tampoco se quedan atrás, pero lo más fascinante es el carrito de helados, que se pasea por las mesas del restaurant y en el que se prepara un nitro-helado frente al cliente, que incluye espectáculo de nitrógeno líquido, servido en un cornete y varias opciones de toppings.

Dinner ofrece un encuentro histórico con la cultura británica a través de la comida, pero siempre conservando el toque gourmet y la sofisticación culinaria.