Situado en una de las plazas más bonitas de Viena, el Steirereck es uno de los restaurantes más populares de la ciudad, que se encuentra entre los cincuenta mejores del mundo.

La cocina está dirigida por el joven chef Heinz Reitbauer, quien preocupado por brindar la mejor calidad culinaria, solo utiliza productos seleccionados de su propia finca y granjas de confianza. La propuesta está inspirada en la cocina austríaca moderna del más alto nivel, en el marco del Art Nouveau gastronómico.

Algunas de las comidas más solicitadas son los dumpligs de sémola y caviar, los espárragos con paloma, el cordero con salsa de langosta, el rissoto a la pimienta roja con conejo o el Tafelspitz, una carne de ternera acompañada con salsa de rábanos. Pero para todos aquellos que prefieren la sofisticación, el mejor plato de la carta -y el más caro también- es el hígado de ganso a la Steirereck.

El restaurant además, posee un antiguo espacio que oficia de bar, donde se ofrecen platos más ligeros y a precios más accesibles. En este ambiente moderno y luminoso se pueden degustar ciento veinte tipos de quesos procedentes de diferentes países del mundo u optar por un rico postre de la pastelería vienesa, como el típico strudel.

Steirereck, es un restaurant que no puede dejar de visitarse, si se tiene la suerte de pasear por la capital de Austria.