Situado en Estocolmo, la capital de Suecia, este restaurante recibe el nombre de sus dos cocineros principales: el chef Björn Frantzén y el panadero y pastelero Daniel Lindeberg. Y este año quedó en el puesto número veinte del ranking de los mejores restaurantes del mundo, organizado por la revista inglesa Restaurant.

Frantzén / Lindeberg es un espacio sumamente exclusivo: solo abre a la noche y tiene lugar para apenas veinticuatro comensales. Pero la principal característica de este restaurant es la obsesiva calidad de los productos que se ofrecen. Cada plato es fresco y está elaborado con ingredientes del día, pues cada mañana se empieza todo de cero.

En general, no tienen cosas adelantadas. Los productos son cortados en el mismo momento en que van a ser cocidos o servidos. Hasta el cebollín para decorar es picado en el último minuto.

El chef Frantzén tiene dos huertos en las afueras de Estocolmo, donde se cultivan vegetales de manera orgánica. Además, posee una granja de cría. De allí, provienen los deliciosos cortes de cerdo que son utilizados en numerosas preparaciones. Así, todo está bajo la supervisión del chef, y la calidad es medida hasta en el más mínimo detalle.

“Nuestra carta no está cerrada, sino que evoluciona día a día en función de lo que está disponible o más bien de los mejores productos que nuestros proveedores pueden ofrecernos en ese momento. Hoy en día el noventa y cinco por ciento de nuestros productos proceden de países escandinavos, principalmente de Suecia”, manifestó el chef durante una entrevista.

Pero además, aquí, el trato es extremadamente atento y personal. La mantequilla para untar en el pan es hecha en el momento por el mismo camarero, quien lleva un recipiente con un poco de crema, la cual agita con una espátula hasta que se forme la grasa. Por otra parte, el pan también es horneado en el momento. Al llegar los comensales, el mozo deposita en la mesa un pequeño molde de pan crudo y lo deja levar por un tiempo. Luego lo cocina y se los vuelve a presentar, para que lo degusten recién salido del horno.

Como verás, el menú cambia diariamente, pero la cocina se caracteriza por la combinación entre la tradición nórdica y asiática. Platos sorprendentes y llenos de gustos, en un lugar único en el mundo.