Nació el 13 de mayo de 1986 en Londres, Reino Unido. Su madre trabajaba en una agencia de modelos, por lo que a los doce años incursionó en el mundo del modelaje. Sin embargo, su carrera fue muy corta, pues pronto comenzó a crecer y desarrollarse y perdió su look infantil, por lo que dejó de conseguir trabajos.

A los quince años ingresó en la Compañía de Teatro de Barnes, y después de unos años empezó a trabajar en algunas obras. La suerte le llegó cuando un agente lo vio actuando en la producción teatral Tess Of The D’Urbervilles. A partir de allí, consiguió algunos papeles de poca monta en diferentes películas.

Su carrera despegó al ser seleccionado para interpretar a Cedric Diggory en el film Harry Potter y El Cáliz de Fuego. Las fanáticas de la saga quedaron cautivadas con la belleza del actor.

Sin embargo, luego de las buenas repercusiones de Harry Potter, Robert se encontraría nuevamente desempleado. Hasta que en 2007 fue elegido para encarnar a Edward Cullen en Crepúsculo, una película basada en el best-seller homónimo de Stephanie Meyer. El film tuvo dos secuelas más y fue un éxito absoluto. El actor consiguió el reconocimiento internacional que tanto ansiaba y pronto inundó las tapas de todas las revistas faranduleras.

Además, durante el rodaje del primer film, Robert inició un romance con su compañera de reparto, Kristen Stewart. Pero por desgracia, hace un par de semanas, la felicidad de la pareja se vio rota, debido a una infidelidad por parte de la actriz.

Hoy, Robert se encuentra soltero y es uno de los actores más codiciados de la escena hollywoodense.