robots
Algunos tienen su propio cerebro. Otros, sienten emociones reales. ¡Incluso existen robots que conversan entre ellos! Entérate más acerca de la futurista tecnología que ya se encuentra entre nosotros.

Robots con emociones: Poder dotar de emociones auténticas a los robots sería un gran avance tecnológico que no se encuentra tan distante como se podría pensar. En un futuro no muy lejano, los robots podrán, no solamente anticipar las emociones humanas (convirtiéndose en maquinas mucho más funcionales) sino también aplicar sus propias emociones, sintiendo hambre cuando cuentan con poca energía o alegría cuando cumplen con sus tareas de manera satisfactoria.

Robots con cerebro: Un cerebelo especial fue diseñado para que algunos robots sean capaces de distinguir la materialidad de los objetos, e incluso su color. De esta forma, dichos robots podrán clasificar los objetos y aprender a manipularlos como lo hacemos los humanos. Por otro lado, las mismas investigaciones también permitirán estudiar enfermedades de esta parte del cerebro y, afortunadamente, producir prótesis inteligentes para nuestro cuerpo.

Robots que conversan: ¿De qué hablaran entre ellos? Dos robots han desarrollado su propio lenguaje mediante el uso de juegos de vocalización. Por el momento, sólo discuten sobre temas espaciales ya que se encuentran dentro de un sector común, donde deben superar obstáculos colocados por los científicos que conducen la investigación. Palabras como pize, jaya y kuzo son parte de su vocabulario común. ¡Imagina cuando puedan contarse chismes!