Bogotá, 15 feb (EFE).- La sobriedad, la elegancia y el romanticismo fueron los invitadas a la segunda noche de la Semana Internacional de la Moda de Bogotá (SMB),en donde cada propuesta iba dirigida a crear una mujer cosmopolita, digna de las capitales más glamurosas del mundo.

Los diseñadores Ángel Yañez, Andrés Otálora y Johanna Rubiano, expusieron sus colecciones, en las que predominaron las prendas ceñidas al cuerpo, encajes que imprimen romanticismo y colores oscuros bañados de brillo con los que destacan el encanto de ser mujer.

La noche empezó de la mano de la sensualidad y la sofisticación que transmite Ángel Yañez. Prendas absolutamente delicadas que resaltan la sensibilidad femenina, la perfección a través de la simetría de los encajes y los cortes.

Ésta, sin lugar a dudas, es una colección romántica que lleva a la mujer a soñar con la fantasía de su propio encanto, gracias a la combinación de colores negros, plateados y blancos perlados, cortes pegados al cuerpo y delimitados por finas líneas de cristales Swarosvki.

La siguiente pasarela de la noche estuvo a cargo de Andrés Otálora, que en contraste propuso siluetas amplias en las que la mujer se perdía. A pesar de que la colección cuenta con tonos dorados, negros y rojos intensos, cada prenda es monocromática.

El uso excesivo de tela fresca es una constante en los diseños de Otálora, por lo que se ven vestidos y pantalones con gran movimiento, prendas con caídas y cruces poco entendibles.

Por su parte Johanna Rubiano devolvió a los asistentes a un concepto muy similar al propuesto por Yañez, una colección que parece inspirada en el brillo de la noche. Faldas y pantalones cortos y vestidos que marcan la figura femenina de forma sutil.

Esto se logra gracias a la combinación de prendas ajustadas con abrigos, chaquetas y capas rectas. También se ven faldas hasta la cintura llenas movimiento que proporcionan gracia y elegancia.

La colección está marcada por el blanco y el negro principalmente, a partir de ahí las variaciones provienen de los brillantes presentes en todas las piezas. La mujer que propone Rubiano es una mujer discreta, pero a la vez sensual y moderna.

De tal modo que en sus vestidos podemos encontrar transparencias, escotes en la espalda junto con cuellos altos, todo dentro de la base de la sencillez en los cortes y la utilización de la tela.

La Semana Internacional de la Moda se cerrará este jueves Ricardo Piñeres y Johanna Ortíz.