Si chicas, malas noticias… parece que el guapísimo Ryan Gosling se retira de las pantallas. Pero tranquilas. Según trascendió, la retirada no sería definitiva, sino una especie de descanso mediático.

“Llevo mucho tiempo haciendo esto y he perdido la perspectiva de lo que hago. Creo que estaría bien para mí hacer un descanso y preguntarme por qué hago esto y cómo lo estoy haciendo. Necesito un descanso de mí mismo y me imagino que el público también”, explicó recientemente ante la prensa el actor.

El caso es que Ryan está un poco cansado de poner su cara ante la cámara. Pero parece que su intención es colocarse por detrás y probar como director. Una pena para todas nosotras que nos encanta verle su linda carita.

De esta forma a finales de 2013 comienza su andadura de director con una película que se llamará How to catch a monster. Esperemos que le vaya súper bien, pero también queremos que no le tome tanto gustito así lo volvemos a ver en el cine.