La Patagonia nos ofrece millones de destinos naturales. En la provincia de Río Negro, en Argentina, San Carlos de Bariloche es uno de los lugares favoritos para los amantes de la nieve y los grandes paisajes.

Ubicada junto al Parque Nacional Nahuel Huapi y rodeada por la cordillera de los Andes, esta ciudad alberga lagos, bosques y montañas que se mezclan con la pintoresca arquitectura europea, inspirada en pueblitos de Alemania y Suecia. Pero, como si esto fuera poco, Bariloche es uno de los mejores centros de esquí de todo el mundo.

Entre sus atractivos más importantes se encuentran el Cerro Catedral, ideal para los que quieren realizar deportes de nieve o disfrutar de una tarde a pura diversión. El Cerro Otto es también muy visitado. Aquí se pueden realizar algunos recorridos por senderos, donde apreciarás diferentes vistas al Lago Nahuel Huapi. Además, posee un paseo en teleférico que conduce hacia una confitería giratoria, ubicada en la cima de la montaña, para poder disfrutar del paisaje junto con un rico chocolate caliente.

En el famoso lago y en los ríos aledaños, existe la posibilidad de realizar los más variados deportes, como kayak, kite surfing, canyoning y rafting. Mientras que el bosque y las montañas ofrecen circuitos de trekking, cabalgatas y mountain bike.

Un paseo imperdible es la visita a la Isla Victoria y el Bosque de Arrayanes, donde se podrán conocer el típico árbol de la zona y una abundante fauna autóctona. Según cuentan, este lugar fue la inspiración de Walt Disney para realizar la conocida película infantil Bambi.

Todos encuentran su lugar en Bariloche. Desde mochileros hasta personas mayores se sentirán cómodos en este maravilloso destino, imperdible para cualquier viajero.