MAKE UP

Existen algunos productos que pueden convertirse en tus grandes aliados de belleza. Acá, te damos algunos truquitos para que sepas cómo implementarlos.

ILUMINADORES

En polvo.También llamados satinadores, los iluminadores en polvo sirven para resaltar rasgos con pequeñas pinceladas de luz. Se aplican con brocha de lustre en la sien, pómulos y bajo las cejas.

Con pincel.Son súperprácticos y tienen una textura liviana que no recarga el maquillaje. Si tienes muchas ojeras, primero ponte corrector y arriba suma el iluminador, ya que este último es menos cubritivo y, solito, ¡no te salva ni ahí!

En crema. En general, vienen en pomito. Son parecidos a los de pincel pero se aplican con los dedos, dando pequeños golpecitos para que el producto se funda bien (y ni se note que lo tienes puesto).

Paso a paso

1. Coloca base (poquita) con los dedos para unificar el tono.

2. Aplica el iluminador en entrecejo, ojeras, aletas de la nariz, centro del labio superior y mentón.

3. Esfúmalo dando golpecitos suaves con tus dedos.

LABIOS GLOSSY

Los que sólo dan brillo: son geniales para usar de día tanto solos como arriba del labial.

Los que tienen color: hay miles de tonos y aromas. Vienen en pomo, con aplicadores o en bolilla. Si eres morocha, te van a quedar divinos los colores cálidos (corales, rojos anaranjados). Si eres rubia, los más fríos (rosas pálidos, por ejemplo).

Los que humectan: algo nuevísimo. Ahora hay algunos que, además de darte brillo, tienen protección solar y humectan los labios. Son lo más.

Paso a paso

1. Huméctalos.

  1.  Delinéalos con lápiz del mismo color de labial.
  2.  Coloca el labial con pincel, del centro hacia afuera.
  3.  Pasa el gloss transparente por toda la boca.

ESFUMADO 

Sombras en polvo: si quieres un look bien definido, tienes que usar sombra en polvo. Además, duran mucho más: ¡ideales para fiestas o eventos de noche!

Los crayones: llegaron para salvarnos la vida. Pero, aunque son realmente prácticos, hay que fijarlos con sombra en polvo porque, si no, duran muy poquito.

Sombras en crema: ideales para el día (que no nos queremos ver tan cargadas) o para cuando tenemos poco tiempo.

Paso a paso

1. Pon base en el párpado para que la sombra dure más.

  1.  Delinea los ojos con lápiz marrón: bien pegadito al nacimiento de las pestañas.
  2.  Esfuma ese delineado con un pincel chato hasta rellenar todo el párpado móvil.
  3.  Aplica sombra a tono en todo el párpado y usa un iluminador debajo de las cejas para dar luz.

5. Delinea las pestañas de abajo (por afuera) y esfuma. Último paso:¡la máscara de pestañas!