La autoestima no es algo estable, puede subir o fortalecerse o, por el contrario, bajar o debilitarse, en función de las vivencias que vayamos experimentando. Lo importante no es que siempre esté en el mismo punto (es imposible), sino que cuando nos demos cuenta de que se está debilitando, sepamos cómo actuar para que se fortalezca. Partiendo de esta base, la psicóloga Silvia Congost aporta una guía con ejercicios y herramientas que te ayudarán a recuperar el equilibrio cuanto antes reforzando la autoestima. 

La psicóloga plantea a través de esta guía práctica cómo abordar un proceso de crecimiento que nos lleve a sentirnos más importantes y más valiosos. 

  1. Tomar conciencia de los cambios que necesitas. ¿De qué punto partimos? Silvia Congost anima a tener claro, por un lado, que es nuestra responsabilidad iniciar un proceso de mejora y definir cuáles son los cambios que necesitamos hacer. 
  2. Analiza tu diálogo interior. ¿Qué mensajes nos damos a nosotros mismos? “Mira que soy inútil, no voy a ser capaz, no creo que pueda con esto, cómo le voy a gustar a esa persona…”. Es un ejercicio útil preguntarse si esos mismos mensajes se los diríamos a alguien a quien quisiéramos, una amiga, un familiar. “Si hiciésemos eso la estaríamos maltratando psicológicamente. Sin embargo, a nosotros mismos sí que somos capaces de decirnos esas frases”, explica la experta, quien nos propone ser conscientes para reconocer cuando nos estamos maltratando. 
  3. Refuerza los pensamientos opuestos a ese diálogo interior negativo. La experta nos impulsa a registrar la realidad.Y la realidad es que somos valiosos e importantes, independientemente de la formación que tengamos o el dinero que tengamos en el banco. 
  4. Cultiva una conciencia de éxito. Una vez que hayamos entrenado el cerebro para funcionar con esos mensajes que nos hacen sentir bien, que nos ayudan a ponernos en marcha con más seguridad, podremos empezar a fijar objetivos y a cultivar una conciencia de prosperidad. “Podemos conseguirlo fijándonos en todas aquellas cosas que nos salen bien, que nos gustan y que nos acercan a donde queremos llegar”, destaca Silvia Congost. 
  5. ¡Prepárate para el cambio! El siguiente paso es comprobar que, si cambiamos los pensamientos negativos, también nos sentiremos mejor y eso nos ayudará a darnos cuenta de la realidad. “Los objetivos definidos empezarán a generar cambios”, explica la psicóloga, quien revela que, cuanta mayor seguridad sientas, más apostarás por aquello que realmente deseas. 
  6. Lo mejor para ti es… La autora invita a hacerse esta pregunta: “Si no tuvieras miedo del resultado, si supieras con seguridad que va a salir bien, ¿qué te gustaría conseguir?”. La respuesta suele incluir en la mayoría de los casos las pasiones que tenemos, lo que nos gustaría ser o a lo que nos gustaría dedicarnos. “Quizá no pueda convertirse en tu trabajo principal o en tu meta, pero si lo descubres podrás acercarte, introducirte en ese terreno y eso es algo que te dará vida y te ayudará a conectar contigo”, comenta Congost. La explicación está en que los bloqueos tienen que ver con el miedo a la soledad, al abandono y al fracaso. “Eso es algo que paraliza”, explica la psicóloga, quien concluye: “Si vences el miedo, conseguirás lo que te propongas”.