SUEÑO

No debes tomar a la ligera la importancia de dormir bien. El sueño, o la falta de él, afecta nuestra memoria, aprendizaje… bueno, hasta la salud cardiovascular. Un estudio reciente publicado en el Journal of Neuroscience encontró que la falta de sueño puede provocar daño cerebral permanente.

¿Pero cuánto tenemos que dormir? La cantidad varía de persona a persona e influyen factores como la edad, la genética y obviamente el estilo de vida. El National Institutes of Health menciona que el adulto promedio debería dormir de 7-9 horas cada noche, mientras que los niños preescolares entre 10-12 y los bebés pueden dormir hasta 18 horas al día… afortunados.

¿Entonces cómo podemos saber si nos hace faltar dormir más? Aquí les dejamos una lista para descubrirlo.

Estás emocional o irritable (sin razón)

Cuando no has dormido lo suficiente será más difícil que lidies con situaciones estresantes o emocionales, por más pequeñas que sean. Cualquier cosa te pondrá de nervios y probablemente explotes sin razón aparente.

Quieres dormir todo el día

Durante tu día de descanso. No es que nos sorprenda, si tienes la necesidad de acostarte y morirte el fin de semana, entonces obviamente tu cuerpo está pidiendo a gritos que repongas las horas perdidas de la semana. Esto también refleja que la calidad del sueño de la semana ha sido mala.

Necesitas una alarma para despertarte

Una de las formas más simples de darte cuenta si descansaste o no, es la facilidad que tienes para despertarte y levantarte en la mañana. Si te acuestas en la noche y descansas lo que necesitas, te vas a levantar todos los días a la misma hora sin sentirte cansada o aturdida.

Bajo apetito sexual

Los hombres y las mujeres que han dormido mal o poco tiempo presentan un apetito sexual menor, de acuerdo a un estudio publicado en el Journal of Clinical Endocrinology. De acuerdo a la investigación los hombres con apnea del sueño tienen niveles de testosterona muy bajos, lo que afecta directamente a su deseo sexual.

Te cuesta concentrarte

Entras a un cuarto y se te olvida a qué ibas. Te echaste el café encima, casi te caes de la escalera y se te olvidó el nombre de tu novio. Qué más señales quieres de que estás completamente distraída y esto podría ser consecuencia de una o varias noches sin dormir bien.