El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) de España junto a la Comunidad de Madrid creó el programa para adolescentes No te cortes. ¿El objetivo? Apoyar y orientar a las chicas que, en sus incipientes relaciones de pareja, viven situaciones que las llevan a sospechar que son víctimas de violencia de género.

Además de ayudar a las protagonistas de los casos de violencia, el programa también orienta a sus familias a identificar situaciones de maltrato para ponerles un freno. El control no es amor. Por eso es fundamental que sepas cómo detectar mensajes y conductas violentas a tiempo.

Quiere modificarte

Una cosa es compartir, la otra controlar. Tu relación no es saludable si tu pareja tiene poder sobre tu manera de vestir, de maquillarte, de hablar y de comportarte.

Decide quién forma parte de tu grupo de amigos

Es normal que no le caiga bien todo el mundo o que las personalidades de tus amigos no se complementen con tu pareja, pero lo ideal es que no te hable mal continuamente de ellos ni que cuando estés en su compañía le agarren ataques de celos.

Se victimiza

Hay que prestar especial atención si tu pareja constantemente te genera sentimientos de lástima y amenaza con suicidarse si lo dejas, o incluso, si amenaza con dejarte si no haces lo él quiere.

Te chantajea física y emocionalmente

Si te intimidó con frases, insultos o conductas de carácter sexual, utiliza en tu contra secretos que le contaste confidencialmente o difundió mensajes, insultos o imágenes tuyas por Internet o por el celular sin tu permiso, es hora de tomes que cartas en el asunto.

Para tener en cuenta en el ámbito familiar

Si tu hija está en pareja y empieza a desarrollar alguno de estos hábitos hay que ayudarla porque puede que esté siendo víctima de violencia de género.

  • Se siente torpe, insegura y demuestra dependencia del chico con el que sale.
  • Manifiesta temor o miedo físico con respecto a él.
  • Recibe llamadas telefónicas que condicionan su estado anímico.
  • No sale con sus amigos habituales y se aísla cada vez más.

Si tu relación amorosa cumple con varias de estas características es hora de prestar atención a las actitudes de tu pareja y pedir ayuda si es necesario. ¡Ponle fin a la violencia y cuídate!