La cantante colombiana se tomó un descanso tras las intensas jornadas de grabación de La Voz en Estados Unidos, y a su regreso a Barcelona se dedicó a darle consuelo al capitán del Barça, aplastado tras la goleada sufrida en Munich en el partido de ida de las semifinales de la Champions League.

El particular corte de pelo, rapado, de Piqué lo hizo fácilmente distinguible en las plateas del Palau Blaugrana, donde el equipo de baloncesto del club catalán derrotó 64-53 al Panathinaikos para clasificarse al Final Four (como se le llama a las semifinales) de la Euroliga, un torneo análogo a la Champions League de fútbol.

A los fotógrafos no se les escapó el cariño que se prodigaron los papás de Milan, quien al parecer se quedó en casa para dejar que la pareja pudiera disfrutar a pleno de su relación. Por una cuestión de distancia, la NBA les queda muy lejos, pero ellos reprodujeron el estilo de las parejas hollywoodenses que se muestran en los partidos de la liga norteamericana. A escala europea, claro está.