Te enseñamos a armar equipos súper creativos y elegantes utilizando el color como protagonista y, así dejar de recurrir siempre al negro como la opción más segura.

Bordó: Uno de los must de esta temporada, ideal para combinar con tonos de la misma gama pero más claros, como los rosados. También queda divino con gris, marfil o beige y es perfecto para usar tanto de día como de noche.

Gris: Es un básico, pues se puede llevar con toda la paleta de colores. Además, es bueno para apagar los tonos muy llamativos, como los flúores, que están muy de moda y seguirán durante el verano. En paillettes o brillos queda súper chic.

Azul: Es excelente para armar combinaciones osadas. Vístelo con prendas en fucsia, amarillo, colorado, turquesa o naranja. Elige un tono azul oscuro para usarlo en las zonas de tu cuerpo que quieras disimular. Los azules vibrantes son ideales para vestir en fiestas.

Habano: La gran ventaja de este color es que es un término intermedio entre el suela y el chocolate, por lo que se puede vestir con prácticamente todo. Queda bien tanto en invierno como en verano, de día o de noche y es un comodín perfecto para abrigos, carteras y zapatos.

Verde: El conocido verde militar es el más versátil de la gama. Recomendado para looks casuals y naturales, con aires masculinos. De noche, se puede utilizar con detalles en dorado para estar bien a la moda.

Rojo: Súper sexy y sugerente. Combinado con azul marino tendrás un equipo trendy. Mientras que, para las más osadas, pueden juntarlo con fucsias o tonos rosados. Pero si posees un estilo clásico, es mejor optar por colores tierra, grises o blanco.

¡Deja de lado el negro y pon a prueba nuestros consejos!