Su nombre viene del quechua Silpanch’u, que significa: carne delgada, aplastada. Es un plato típico de Bolivia, más exactamente del departamento de Cochabamba.

Este plato es relativamente contemporáneo, pues tiene apenas sesenta años. Se compone de arroz, papas, una lonja circular de carne de vaca procesada con pan y fritada y uno o dos huevos. Suele servirse con papas hervidas y fritas y, una ensalada compuesta básicamente de cebolla y tomate en cubos pequeños en la parte superior, y si se quiere locoto.

Seguramente, si vives en Sudamérica, sobre todo en Argentina o Uruguay, te sonará bastante conocido este plato, pues su principal componente, la carne, es muy parecido a la milanesa.

¡Te dejamos la receta!

Ingredientes: medio kilo de carne blanda sin grasa ni nervios, diez huevos, tres kilos de papa, cinco tazas de pan molido, una cuchara de sal, una cucharadita de pimienta molida, cinco tazas de arroz cocido, una taza y media de aceite para freír.

Preparación: Corta bien finitos los pedazos de carne (puedes pedirle al carnicero que lo haga por ti) y condiméntelos con sal y pimienta.

Con un batán o mortero, estira la carne cubierta con pan molido, golpeándola hasta que quede grande y casi transparente.

En una olla cocina las papas peladas con agua y sal, hasta que estén blandas pero no desechas; escúrrelas y córtalas en rodajas.

Calienta la mitad del aceite en una sartén grande y retuesta las papas ligeramente, escúrrelas en una fuente cubierta con servilletas de papel.

Agregar el resto del aceite a la misma sartén y freír la carne. Servir sobre un colchón de arroz y colocar dos huevos fritos por encima. ¡Ahí tienes tu silpancho!