¿Terminaste con él hace un tiempo pero aún dudas si fue una buena elección? Hay algunas cosas que te pasan a diario que te demuestran (aunque no lo notes) que dejarlo fue lo mejor. Conozcamos algunas de ellas.

Te llega un mensaje de un amigo y no debes esconderlo

Es solo un amigo o un compañero de trabajo, y el mensaje es súper inocente, pero cuando todavía estabas en una relación con tu ex debías borrarlo en seguida porque siempre se enojaba.

Sales un sábado a la noche con amigas

¡No hay nada más lindo! Pero antes no podías hacerlo. Tal vez él no te lo prohibía ni nada de eso, pero tú preferías quedarte con él para “cuidar la relación”.

Ya está con otra

Cuando estabas con él sospechabas que le gustaba una compañera de trabajo o de estudio, pero él siempre te lo negó. Nunca supiste si era verdad que le gustaba o si en realidad ya te engañaba con ella. Hoy, después de haber terminado con él, te enteras que sale con esa mujer. ¡Menos mal que terminaron!

Estás pensando en tu futuro

Últimamente te encuentras entusiasmada porque vas a empezar una nueva carrera o porque al fin vas a aplicar para el empleo que siempre soñaste. Antes, cuando estaban juntos, habías sacrificado tus deseos personales por las metas en pareja. No había lugar para tus propios retos.

No estás pendiente del celular

Cuando aún estaban juntos siempre tenías que tener batería en el celular y llevarlo siempre contigo por si él te escribía o te llamaba. Hoy no tienes que darle explicaciones a nadie, ¡y hasta sales sin tu teléfono!

No te importan los horarios

Hoy llegas tarde a casa y no estás pendiente de los horarios. ¡Ya no estás atada! Nadie te controla y vives más relajada.

No lo extrañas

¡Estás tranquila! Si bien antes pensabas que no ibas a poder vivir sin él, hoy te das cuenta que terminar con él fue una buena decisión, porque en verdad no lo necesitas para ser feliz. ¡Ni siquiera lo extrañas!

¿Qué cosas buenas te han pasado luego de haber roto con un chico? ¡Cuéntanos!