La sopa de cabellos de ángel y caldito comprado no va más. Tú también puedes revolucionar las ollas y preparas sopas verdaderamente ricas y nutritivas para deleitar a toda tu familia o a tu grupo de amigos. Lo más importante es partir de un buen caldo a base de huesos y carne, verduras o pescado. Por eso, te brindamos tres deliciosas recetas gourmet, perfectas para degustar un día frío de invierno.

Sopa Rusa: Rehogar cebollas, zanahorias, repollo, remolachas y papas cortadas en trozos pequeños. Agregar caldo vegetal junto con un chorrito de vinagre y salpimentar. Luego del primer hervor, cocer tapado por dos horas a fuego medio. Servir bien caliente junto con unas gotas de crema agria (puedes hacerla con queso crema y limón). Así, tendrás una riquísima sensación frío-caliente en tu boca.

Sopa gratinada de cebollas: Dorar dos cebollas en manteca, agregar un puñado de harina y luego un chorro contundente de vino blanco. A continuación, verter caldo de pollo y condimentar con sal y pimienta. Adicionar panceta ahumada cortada en pequeños trozos. Cocinar una hora, colocar en cazuelas con queso gruyere rallado y gratinar en un horno fuerte antes de servir.

Sopa de calabazas con jengibre y miel: Hervir calabazas peladas y cortadas en pedazos pequeños con jengibre picado y leche. Una vez cocida la verdura, licuar bien. Presentar en platos hondos con hilos de miel y ciboullette picado. Acompañar con queso brie o camembert.

Tip extra: Te sugerimos que complementes tus sopas con cualquier tipo de panes. Puedes tostarlo con algunas gotas de oliva y ajo y cortarlo en pedacitos pequeños para que floten en el plato o simplemente ofrecer rebanadas en una panera aparte.

No te pierdas hoy a las 19 un nuevo capítulo de Surfing The Menu. Esta vez, los chefs visitarán Esperance, un sitio de la costa sur australiana especializado en productos de mar.