Las altas temperaturas y las salidas al aire libre las convierten en una alternativa ideal para los fines de semana. Son perfectas para cambiar un rato las plataformas y dejar la formalidad de lado. ¡Sólo tienes que animarte!

Las zapatillas de lona con suela de goma son una opción muy accesible y cómoda para los días de altas temperaturas y para las salidas informales. Tienen varias ventajas: son fáciles de lavar, pueden encontrarse en distintos colores (como azul marino, rojo, blanco o negro) y se consiguen en las tiendas de barrio que venden calzados económicos.

Pueden usarse con shorts de jean, bermudas, polleras cortas, jeans oxfords, faldas largas y chupines contrastando el color, es decir, eligiendo prendas en colores oscuros para destacar las zapatillas. O, al revés, puede crearse una unión visual del cuerpo y simular ser más altas al jugar con las mismas tonalidades de color de la ropa y del calzado. Una virtud de estas zapatillas es que -bien combinadas- son muy femeninas.

Este calzado es ideal para usar los días que no hay compromisos laborales, ya que no hay que cumplir con un código de vestimenta y podemos darle un jaque mate a las plataformas que inundaron las vidrieras. Las zapatillas de lona representan un símbolo de lo clásico, lo simple y relajado frente a la obligación de lo formal.