El hermoso pero a la vez, doloroso amor platónico… A quién no le ha pasado, de sentirse tan atraído por alguien cercano -o no tan cercano- hasta el punto que no dejas de pensar en esa persona aunque nunca haya pasado nada.

Como sé que tienes un amor platónico que no sale de tu cabeza, te contaré a qué problemas puede que te enfrentes. Hay que estar preparadas para no sufrir demasiado, otra vez.

Para ti, más que alguien que te gusta, él es una obsesión

Cada canción que escuchas, cada lugar de la ciudad por el que pasas, cada cosa que haces en el día, todo va acompañado de su imagen en tu cabeza. A tal punto piensas en él que, no puedes estudiar, trabajar, hacer nada bien. ¡Vaya problema!

Ignoras a cualquier otro posible pretendiente

Si es tu amor platónico, por algo lo es. Si de verdad fuera importante, o tuvieses chances de tener una historia con él, seguramente ya hubiese sucedido, pero tú aún sigues esperando el milagro.

Así que quita tu mente de ese chico, al menos un rato, y ábrete a esos pretendientes que tienes dando vuelta y a los que no les haces ni caso.

Te has vuelto una stalker profesional

Por favor, deja ya de ver todos sus perfiles en las redes sociales. Pasas muchas horas del día revisando su Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat y demás, solo para ver si tiene novia, si sale con una chica, si hay alguien que le esté poniendo muchos “me gusta” o qué mujeres acepta como amigas. Vaya, amiga, eso tiene que estar agotándote, y robando mucho tiempo de vivir tu propia vida.

Lo idealizas demasiado

Supongamos que todos tus sueños se cumplen, tu amor platónico se da cuenta de que lo amas, también le gustas y comienzan a salir.

Lo has idealizado tanto que, al salir con él, te llevas una gran desilusión, porque te das cuenta que no es tan perfecto como tú creías o imaginabas. Vaya fiasco podrías llevarte, ¿no crees?

Haces todo para estar cerca de él

Eres capaz de hacer su tarea, cargar sus libros, darle tu almuerzo, cambiar el lugar donde ibas a cenar con tus amigas, ir a la misma discoteca… Harías lo que sea por verlo todo el tiempo.

¿Te parece saludable dejar de vivir tu vida para perseguir a alguien con quien, quizá, nunca concretes nada? ¿Lo habías pensado? Este es uno de los grandes problemas de tener un amor platónico que, como estamos tan locas por ese chico, no podemos ver claramente.