El corrector es un elemento esencial para maquillarnos, pues nos ayuda a disimular todas las imperfecciones que encontremos en nuestro rostro, desde ojeras y granitos hasta arrugas o hematomas. Por eso, te brindamos una lista para que sepas qué versiones de correctores existen y para qué se utilizan.

En crema: Es ideal para tapar las imperfecciones profundas, pues es un corrector de cobertura bien densa. Además, existen algunos que vienen con componentes hidratantes, descongestivos y antiage.

Líquido: En general vienen en pomo y son de fácil aplicación, aunque lo correcto es utilizar un pincel para expandirlo. Es importante tener en cuenta que su duración es menor a la de otros correctores.

En barra: Son perfectos para cubrir ojeras profundas. Elígelo siempre en un tono más claro que tu piel y utiliza siempre muy poca cantidad.

En polvo o mousse: Recomendados para mujeres con pieles grasas. Por eso, se utilizan para cubrir granitos y puntos negros.

Iluminadores: A diferencia de los anteriores, este tipo de corrector no cubre imperfecciones, sino que sirve para iluminar las zonas del rostro que queremos destacar.