Una relación de pareja hay que cuidarla a diario. Los comienzos siempre están llenos de pasión e incertidumbre que hacen del día a día todo menos rutinario, pero con el paso del tiempo, en muchos casos se cae en la monotonía o en el aburrimiento, porque abandonamos lo más básico y esencial en una relación y esto es el “coqueteo”. Cuando llegan a este punto, muchas deciden dejarse pensando que ya no hay solución a la falta de pasión y esto es un error. Por supuesto que se puede recuperar, pero para ello hay que tener ganas, estar seguros de que quieren continuar. Una vez que tengan este punto claro, todo lo demás será más fácil. Aquí te dejamos algunos tips que seguro te serán de ayuda:

  1. Memoria:Recuerden cómo se conocieron, cómo empezaron. El coqueteo en aquel momento era la rutina y pueden volver a recuperarla. Haz memoria y piensa en lo que le gustaba a tu pareja, tanto en la cama como fuera de ella. Recupera esas palabras que tan loco lo volvían.
  2. Creatividad y sorpresa:El factor sorpresa en una relación es fundamental y más cuando están pasando por esa crisis por la que atraviesan absolutamente todas las parejas. Piensa en una canción, un restaurante, un regalo, una palabra, dile a tu pareja todos sus deseos, sus fantasías ¡Descúbranse! Y háganlo de una manera sutil y sexy. No hay nada que los pueda volver más locos. Muchos terapeutas y expertos recomiendan mantener siempre vivo el elemento sorpresa para avivar la pasión.
  3. Atuendo:Sorprende a tu pareja con lencería fina. Que se encuentre con ese “regalo” cuando llegue a casa. En el caso masculino pueden hacerlo exactamente igual, luciendo algo que sepas que le gusta a tu mujer o novia. Lo importante es sorprender con algo nuevo.
  4. Gestos:Trata de seducir a tu pareja sin palabras. No hay juego más sexyque este. Una mirada o un sonido pueden decir mucho más que cualquier palabra. Utiliza su poder para que adivines lo que realmente quiere. Ellos se volverán locos y tú disfrutarás como al principio.

Nunca olvides que la comunicación es fundamental. Hablen de cualquier problema de pareja; si hay comunicación, todo tiene solución.