PADRES

Hoy en día las mamás que trabajan son algo mucho más común. Yo las admiro, y no porque hayan decido ampliar su familia y conservar su trabajo (esa es una decisión personal que no le incumbe a nadie más), sino por la presión que enfrentan, día con día, de parte de otras mujeres y hombres.

No sólo deben ser la mujer con un buen empleo que cumpla con sus obligaciones, además deben ser madres “modelo” y amas de casa “perfectas”, ¿alguien dijo presión?

Creo que los consejos nunca sobran si los adaptamos a las necesidades de nuestra vida, por eso les comparto esta pequeña lista de tips para mamás que trabajan.

  • No te disculpes por el estilo de vida que tienes. Explicar hasta el cansancio las razones por las que trabajas no lleva a ningún lado.
  • Crea una red de conocidos en la escuela. Dos mamás en las que puedas confiar y contar si necesitas ayuda con tu pequeño.
  • Sal una noche a la semana con tus amigas. Necesitas tiempo para ti.
  • Desconéctate. Apaga aparatos, celulares y distracciones para que tengas tiempo de calidad con tus hijos.
  • Establece horarios específicos. Estos te ayudarán a tener una rutina que funcione en casa y que será perfecta para saber qué se tiene que hacer.
  • Añade los calendarios escolares desde que los tengas en la mano. Así podrás planear tus horarios y actividades alrededor de las de tus hijos y no te perderás eventos, conferencias o juntas de padres de familia.
  • No pierdas de vista a la persona que cuida a tu hijo (si es el caso). Revisa que todo esté en orden y platica con tu pequeño para saber cómo lo trata.
  • Si tienes pareja conviértela en un aliado. Deja las críticas y ayúdalo a entender cómo funcionan las cosas en la casa para que te pueda ayudar.
  • Una casa con dos adultos. Dividan tareas y cosas qué hacer, apóyense para encontrar un balance laboral y familiar.
  • Sincroniza tu horario de dormir con el de tu pareja. Así podrán irse a la cama a la misma hora y de cierta forma promoverán una vida sexual más saludable.