Una boda es uno de los eventos más esperados en la vida de cualquier mujer. Y entre tantos preparativos, el menú no pude quedar relegado, pues los invitados esperarán deleitarse con una deliciosa comida. ¡A continuación te brindamos algunos consejos útiles para que no se te olvide ningún detalle!

Menú de tres: consiste en una entrada que puede ser ensalada o sopa, un plato fuerte y un postre. Lo mejor es pensar en un menú completo y bien equilibrado.

Clima: Ten en cuenta la estación en que será tu boda, pues el clima condicionará el menú. Si es en invierno puedes optar por sopas o guisados y postres calientes. En cambio, si es en verano conviene elegir un menú fresco, con verduras y frutas crudas.

Estilo: Actualmente está muy de moda servir platos que acompañen el estilo del evento. Si la boda es en el campo al medio día puedes optar por un menú rústico de carnes. También, muchas parejas escogen incluir platos étnicos en su menú, como comida mexicana, india o árabe.

Plato Fuerte: Lo primero que tienes que pensar es cuál va a ser el producto principal. Las opciones más utilizadas son la carne de res, el pescado o el pollo, siendo este último el más aceptado entre los invitados. Luego puedes abocarte a la guarnición. Las patatas son vegetales ideales para acompañar las comidas, pues a la mayoría de la gente le gustan y pueden ser preparadas en un sinfín de formas. Es importante que charles con el chef para que el plato principal esté equilibrado con el resto del menú.

Postre: Sabrás que la torta de boda es infaltable en este tipo de celebraciones, pero además, puedes ofrecer una mesa dulce con varias opciones para que tus invitados elijan qué desean probar. El helado siempre es bienvenido y las frutas, aunque no son muy utilizadas, son una excelente alternativa liviana.