PAREJAS

Llegó el gran día de tu cita y te preparas con mucho cuidado, pero luego de encontrarte con él y con el paso de las horas, te das cuenta que va de mal en peor… ¿Qué hacer en estos casos?

Si quieres sobrevivir a una mala cita y no morir en el intento no te pierdas los siguientes tips.

Menos charlas significan menos aburrimiento

Si la cita va de mal en peor y ya no tienes ganas de hablar, puedes sugerirle a tu cita ir a ver una película juntos. Si lo haces, podrás pasar un par de horas sin hablar y pensar tu próximo movimiento para tratar de salvar la cita del desastre inminente. Además, siempre puede tener cierto potencial, pues luego pueden salir a tomar un helado o un café y encontrar un tema interesante del cual hablar.

Determina si es el lugar apropiado

Ten en cuenta que una mala cita, no siempre tiene que ver con el chico con el que estás saliendo, sino más bien con la actividad que eligieron para hacer. Por ejemplo, tu cita puede marchar mal si eligen visitar un aburrido museo, en su lugar seleccionen un lugar divertido como un parque de diversiones o un restaurante romántico para tener la cita perfecta y verás cómo cambia tu punto de vista.

Piensa que es solo una cita

Si no estás segura de querer salir con él, quítate las presiones y piensa que solo es una cita, que podría resultar divertida después de todo. Me refiero a que solo pasarás un rato y que al final puede ser mucho mejor de lo que esperabas.

Elige salir en citas dobles

Para sobrevivir a lo que puedes pensar que será una mala cita, puedes apelar a la ayuda de una amiga. Una excelente idea es la de las citas dobles, pues en caso de problemas o malos resultados, tendrás la opción de pasar un rato divertido con tu amiga.

Mantén una actitud positiva

El hecho de que no sientas esa conexión con la otra persona, no significa que des media vuelta y huyas corriendo. Si bien puede pasar que un hombre no sea lo que tú esperabas, no significa que todo vaya a salir mal y no termines pasando una noche amena.

Piensa por qué ves todo tan mal

Detente y ponte a pensar, ¿cuál fue el factor que influyó en que tu cita sea mala? Puede ser que sean incompatibles o por el contrario, que tú tengas un mal día y veas todo negro. Un buen consejo es respirar hondo y darle una oportunidad, pues no sabes si esta salida cambiará tu vida para siempre y encontrarás el amor de tu vida.

Termina con la cita

Si no encuentras ninguna esperanza de mejorar tu cita, un buen consejo es el de ser totalmente honesta. Simplemente dile que la cita no era lo que esperabas y que necesitas tiempo para pensarlo o excúsate diciendo que debes irte porque al día siguiente debes madrugar para ir a trabajar.

¿Alguna vez te ha pasado que deseaste huir de una cita que fue un potencial desastre? ¿Cómo lo solucionaste?