????????????????????????????????????????

El cuidado del cabello es tan importante como el cuidado de nuestro rostro y cuerpo. El pelo lacio, parece ser uno de los más sencillos de trabajar, pero cuidado, las apariencias engañan. Por eso, hoy te enseñamos unos sencillos tips para tener un cabello liso, suave y sedoso.

Cremas alisadoras con “lejía”

Son una de las opciones más populares y utilizadas por mujeres que no quieren realizarse un laciado permanente. La propuesta se basa en una crema alisadora que debe dejarse en el cabello unos pocos minutos, para luego ser enjuagada. Generalmente éstas contienen un componente que hace que la sustancia del producto sea mucho más eficaz, pero deben utilizarse con mucha moderación puesto que  pueden llegar a quemar la piel. Existe también la versión sin lejía, mucho más saludable, pero no tan efectiva. Aunque, si lo que buscas es un lacio natural, esta puede ser tu mejor opción.

Laciado progresivo

Es una de las opciones de moda. Éste tiene la peculiaridad que cuanto más dañado se encuentre el cabello, mejor efecto hará el producto. El tratamiento se realiza en una peluquería, preparando previamente el cabello (ablandamiento de cutícula si éste se encuentra hidratado en algunas partes). Luego del ablandamiento de cutícula con el producto indicado y un previo lavado, es necesario secar e introducir el producto esparcido por todo el cuero cabelludo. Se deja hacer efecto por unos minutos, se seca con calor para que el producto se impregne correctamente, y se vuelve a lavar. Al secar, después de estos previos pasos, el resultado es un cabello perfectamente lacio y sedoso.

Recetas caseras para alisar el cabello

También es posible alisar el cabello con recetas caseras y naturales. Quizás no sean 100 por ciento efectivas en cuanto a resultados como todas esperamos, pero sí son lo suficientemente benefactoras para la salud de nuestro cuero cabelludo, y nos ofrecen una notoria mejoría en cuanto a su calidad.

Una de nuestras recetas más efectivas y cotidianas es la combinación de aceite de almendras con acondicionador. Se trata de una crema natural, que ofrece las esencias naturales que solo el aceite de almendras puede ofrecer, y proporciona la suavidad necesaria que solo un buen acondicionador nos promete.

¿La idea? Utilizar esta mezcla como baño de crema, esparcirla por todo el cabello y dejarla actuar por unas pocas horas. Luego enjuagar, lavar, secar, y basta disfrutar de un cabello lo suficientemente lacio y sedoso cómo es posible. No realizar este procedimiento con demasiada frecuencia, cada uno o dos meses es lo más recomendable.

Aquí tienes algunos tips y consejos básicos para lograr un cabello lacio y sedoso. Tan solo tienes que seleccionar uno de los tratamientos y realizarlo con precaución y cuidado.

¡Anímate! Y luce una estupenda cabellera lacia y suave como la que estás buscando.